La combinación BYOD-JJOO puede reducir la productividad de muchas empresas

El mayor evento online de todos los tiempos va a “vampirizar” la banda ancha de las empresas durante el desarrollo de los Juegos. La creciente movilidad corporativa y la incursión del fenómeno BYOD han dado una importancia a las redes WIFI corporativas que no tenían durante los Juegos de Pekín en 2008. El consumo de datos de los JJOO a través de dispositivos BYOD puede poner en jaque las redes WIFI empresariales.

Supone un gran desafío para las empresas locales, y aquellas que tengan soluciones WIFI no controladas y empleados con smartphones propios conectados a “la wifi” de la empresa. Las Olimpiadas están generando un consumo masivo de banda ancha nunca visto, que puede producir ralentizaciones e interrupciones con frecuencia en la conexión a Internet de las empresas, si éstas no disponen de una solución de protección BYOD.

El gobierno británico viene advirtiendo a las organizaciones de los riesgos que se pueden derivar del consumo masivo de banda ancha, cuya magnitud sigue siendo desconocida. Londres 2012 generará datos procedentes de los eventos, las personas, la radiodifusión, la seguridad y el empleo. Datos que se crean, consumen y comparten: textos, correos electrónicos, tuits, fotos, vídeos, blogs, podcasts, streaming en vivo…

BYOD obliga a controlar "lo que entra y sale" de los dispositivos personales con uso corporativo.

Las empresas y organizaciones que más dependen de Internet, porque su negocio se fundamenta en la red, como el comercio electrónico, no son las únicas amenazadas. Todas aquellas que hagan un uso online del correo, la colaboración, la formación, la atención al cliente, la generación de leads, aplicaciones en la nube… pueden ver su continuidad interrumpida por la voracidad de los Juegos.

Sin embargo, estas advertencias no son temporales ni exclusivas de Londres. Todas las empresas a nivel global deben tomar nota de estas medidas porque BYOD promete ser un fenómeno a corto plazo que afectará a todos por igual. La preparación frente a BYOD y las congestiones en la red, pasa por elegir una política de seguridad adecuada:

  • Que su proveedor de soluciones de seguridad disponga de experiencia en soluciones MDM y protección BYOD para el seguimiento de las conexiones WIFI, el despliegue y la gestión de la infraestructura.
  • Redes rápidas y flexibles. Hay que buscar un proveedor que disponga de conocimientos en redes, filtrado de aplicaciones y seguridad para adecuarse a los distintos eventos que se producen. Si solo ofrece soluciones paquetizadas, mejor olvidarnos de ellos.
  • Que el proveedor ofrezca a las empresas con instalaciones más complejas un Gerente Técnico de Cuentas (TAM, Technical Account Manager). Así estos clientes tendrán a alguien con los conocimientos adecuados a mano cuando sea necesario.

Un servicio de seguridad endeble y vulnerable ante cualquier evento o situación crítica puede tener consecuencias indeseables para los procesos de negocio. Su impacto no alcanza exclusivamente a la empresa sino también a sus clientes, los beneficios y la reputación. Las medidas que están adoptando las organizaciones londinenses para hacer frente a la congestión de la banda ancha provocada por los JJOO no serán una inversión para un periodo determinado, sino que las podrá en la vanguardia de los cambios que están por llegar en las telecomunicaciones empresariales a nivel global. Es decir, cuentan ya (a pesar de las molestias) de importantes ventajas competitivas para hacer frente a la revolución de BYOD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *