SDN, hacia un nuevo concepto de infraestructura de red

No son pocas las tendencias revolucionarias dentro de las TIC. Le toca el turno a las redes, tenía que llegar. Las redes definidas por software o SDN (Software-defined networking) representan una arquitectura emergente que promete darle una vuelta de tuerca a las infraestructuras tradicionales basadas en dispositivos de red, con el fin de adaptarlas a las nuevas necesidades de conectividad y al imparable aumento del tráfico de datos.

Mucho se está hablando de SDN. No es para menos, pero calma. Todavía se trata de un conjunto de tecnologías y un mercado embrionarios. Es decir, se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo de cara a su adopción masiva. Si bien es cierto que grandes gestores de redes como Google o NTT Communications ya las utilizan porque no son nuevas, las pymes todavía no tienen que agobiarse, pero sí no perder de vista que sus redes tradicionales tendrán que transformarse para adaptarse a los nuevos tiempos llegado el momento.

Y, ¿cuándo llegará ese momento? cuando las nuevas tecnologías SDN hayan sido convenientemente desarrolladas, probadas, comercializadas y adoptadas de forma generalizada. Pero, cuidado de dormirse en los laureles que todo va muy rápido. Según la consultora IDC, se prevé que el mercado de SDN alcance una cifra de negocio de 3.700 millones de dólares en 2016, frente a los 252 millones de 2012, o los 10 millones de 2007.

Las expectativas creadas son enormes. ¿A qué se debe tanta expectación?

El motivo, como suele ser habitual en el entorno tecnológico, son las nuevas necesidades. En este caso las creadas por las tendencias que se han ido adoptando de forma creciente en los últimos años: la virtualización, la movilidad y, como no, cloud computing.


Las consultoras ya han sacado la calculadora y prevén que en 2016 el mercado SDN alcanzará una cifra de negocio de 3.700 millones de dólares.

Estas nuevas tecnologías han cambiado la concepción de las TIC, y eso que algunas siguen desarrollándose. Su impacto en las infraestructuras de telecomunicaciones no es moco de pavo. Exigen a las redes mayor conectividad, mayor volumen de tráfico de datos, automatización de la gestión, personalización, escalabilidad y flexibilidad para poder continuar con la evolución TIC.

Las redes definidas por software pueden dar respuesta a estas necesidades de las nuevas redes corporativas. Como muchos dicen, son el futuro del networking, y sus claves son:

  • La separación de los elementos de red que facilitan su configuración y control. Estas funciones desaparecen del hardware para pasar a formar parte de una aplicación, permitiendo una programación dinámica del tráfico de red, y pasando a denominarse controlador.
  • Mejora la administración de las redes porque es más flexible y eficiente a la hora de gestionar las cargas de tráfico, y permite hacerlo de forma centralizada y automatizada desde una misma interfaz, en lugar de tener que hacerlo switch por switch.
  • Reenvío inteligente de los paquetes de datos. Permite tratar a cada paquete de datos de forma individualizada y reenviarlo por el camino más conveniente, en lugar de tratar a todos los paquetes del mismo modo. De esta manera optimiza el tráfico de red buscando o creando el camino más rápido y fiable.
  • Para los desarrolladores y proveedores de servicios supone una “liberación” gracias a la creación de estándares de código abierto como los proyectos OpenFlow y OpenDayLight, que les permitirán desarrollar nuevos servicios de red basados en aplicaciones, liberándose del software propietario de los dispositivos de red convencionales que limitan ese desarrollo. Una evolución que llevará a las redes, a través del controlador y sus plug-ins, a la oferta de servicios a la carta sobre la base del modelo de pago por uso.
  • Permite a las empresas centrarse en su negocio y reducir los costes operacionalesrelacionados con el control y gestión del tráfico de datos de sus redes.


    Con las redes SDN la capa de control abandona el hardware para pasar a formar parte de un software, denominado controlador, con el fin de optimizar el tráfico de red.

Los grandes del networking tras la estela SDN

Ante las expectativas creadas el mercado del networking se mueve. Los grandes -y no tan grandes- proveedores mueven ficha y lanzan sus primeras soluciones, hacen las alianzas y compras oportunas, y buscan, en definitiva, su hueco dentro de este mercado emergente.

Cisco se lo ha tomado en serio y ya ofrece tecnologias SDN en su solución Cisco ONE (Open Network Environment), que presenta como una red inteligente caracterizada por su programabilidad y por ofrecer una amplia gama de plataformas API, agentes, controladores y tecnología de red superpuesta en un kit.

HP se apunta a la virtualización de la red con Virtual Application Networks (VAN), que utiliza elementos de tecnologías SDN, incluyendo OpenFlow, que está disponible en diferentes switches HP Networking.

Con base en su arquitectura DOVE (Distributed Overlay Virtual Ethernet), IBM ofrece SDN for Virtual Environments (VE), un controlador de red programable y switches OpenFlow.

Huawei, por su parte, se encuentra en plena fase de desarrollo de su estrategia SoftCOM con la idea de que “el futuro de la evolución de la red está en la capacidad de proporcionar a los operadores un enfoque simple para superar los retos planteados por los cambios acelerados en el panorama de la industria”, según indica en su web.

Otras como F5 están adquiriendo compañías especializadas en tecnologías SDN para meter cabeza en este prometedor mercado. En este caso, F5 compró en febrero de este año LineRate Systems, “con el objetivo de prestar servicios de la capa de aplicaciones SDN para aportar mayor agilidad, inteligencia de aplicaciones y programación de software para centros de datos definidos”, según la propia compañía.

Para concluir, recordar que este es un mercado todavía inmaduro, al que le hacen falta desarrollos y pruebas antes de que las empresas, especialmente las pymes, adopten tecnologías SDN de forma generalizada. Saber cuándo y de qué manera adoptar las nuevas tecnologías empresariales es uno de los grandes retos del nuevo y complejo entorno organizacional. Por ello, disponer de un socio tecnológico experimentado y con visión de futuro ayudará a las pymes a lanzarse a la piscina tecnológica sin ahogarse. Es decir, puede guiarlas a implementar las tecnologías adecuadas a cada empresa midiendo los tiempos de la adopción y ajustándose a sus necesidades particulares.

photo credit: Tim Dorr via photopin cc
photo credit: kenteegardin via photopin cc
photo credit: Marco Wessel via photopin cc

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *